En el Distrito Metropolitano se cumple plan de reforestación

Fuente: Secretaría de Comunicación | 2011-04-12 | 03:56:13 PM
Jóvenes en reforestación
MDMQ
Jóvenes en reforestación
  • Currently 0/5 Stars.

En la campaña niños escolares apadrinan la siembra de un árbol y velan por su crecimiento

El Municipio de Quito emprende una vasta campaña de reforestación, sobre todo en aquellas zonas que soportan presión por la expansión urbana o que han sido sometidas a la tala de los bosques o que han sufrido incendios.

El secretario de Ambiente, Ramiro Morejón, dijo que la entidad que dirige realizó un estudio sobre la cobertura vegetal del Distrito Metropolitano, cuyos resultados han permitido establecer aquellos sitios donde todavía existen remanentes de vegetación nativa y aquellos que sufren los efectos de la deforestación.

Entonces, añadió, “la idea es que podamos consolidar ciertos corredores y áreas. Esa es la prioridad número uno, evidentemente, es decir aquellas áreas más frágiles, aquellos ecosistemas de mayor relevancia”.

En la zona urbana quedan algunas quebradas, lomas y montañas que cumplen una función muy importante. “Por eso, estamos trabajando con organizaciones barriales, con instituciones educativas, empresas privadas, en fin, con diversos sectores ciudadanos, para su conservación”.

Informó que en mayo se iniciará una campaña intensiva de recuperación del Ilaló. También figuran en el plan las laderas del Pichincha y el sector de Lloa. En Calderón se está trabajando con vegetación de un ecosistema más seco, dijo Morejón.

Paralelamente, en esta campaña tiene una activa participación la comisión de Ambiente del Municipio, que preside el concejal Alonso Moreno, con el concurso de la comunidad, sobre todo de los niños de escuelas primarias, quienes contribuyen a repoblar las zonas deforestadas.

¿Cómo lo logran? El concejal Moreno explica la mecánica. “Cada niño apadrina un árbol, le pone un nombre y se encarga de cuidar por su crecimiento, regándolo y podándolo”.

La modalidad comprende una charla de “ciudadanización”, como la llama el concejal Moreno, para que los vecinos tomen conciencia de la importancia de sembrar un árbol y cuidarlo, por los beneficios que ofrece a la colectividad, como la descontaminación del aire.

Los padres de familia contribuyen con entusiasmo al desarrollo del proyecto, asumiendo el compromiso de hacer un seguimiento del crecimiento del árbol, tarea que la cumplen junto a sus hijos. Un equipo del Municipio regresa en el plazo de un mes para verificar el estado de los árboles.

Moreno dice que este sistema tiene un 95% de efectividad, “porque trabajamos estrechamente en coordinación con la Secretaría de Ambiente del Municipio, lo cual hace que tengamos resultados excelentes”.
La meta para este año es sembrar 200 000 árboles, plan en el cual están involucradas todas las instituciones del Municipio, como empresas, gerencias y administraciones zonales.

Morejón sostiene que la reforestación cumple varios objetivos: En laderas y quebradas sirve para sujetar el suelo, para evitar deslaves, pero también cumple una función ecológica, y es que si sembramos especies nativas, esos lugares son todavía refugios de la bio diversidad.

Para esta campaña se toman en cuenta especies nativas como alisos, pumamaquis, arrayanes, arupos, acacias, tilo, cucardas, nísperos, etc., iguales a las que se están utilizando en los nuevos parques ecológicos que entrarán en funcionamiento a mediados de año, como Chilibulo, Cuscungo y La Armenia.

Afortunadamente, dice Morejón, Quito todavía dispone de estos remanentes, como el parque Itchimbía, el Parque Metropolitano, algunas quebradas del Pichincha, que se convierten en pequeñas islas que todavía son refugios de la biodiversidad nativa.

Volver al inicio

Comentarios