En formación los Agentes Civiles de Control de Tránsito

Fuente: Secretaría de Movilidad | 2012-08-09 | 10:35:13 AM
Tránsito en la ciudad
MDMQ
Tránsito en la ciudad
  • Currently 0/5 Stars.

Luego de asumir las competencias en materia de tránsito, en abril pasado, la municipalidad trabaja en la formación de 1.300 agentes civiles que se encargarán del control de la vía pública a partir de mayo del 2013. La inversión que se requerirá para la operación será de alrededor de 26 millones de dólares.

Los costos de operación anual de la Agencia Metropolitana de Tránsito serán de aproximadamente 26 millones. 20 millones se destinarán a sueldos del personal, de la gente que se encargará de los temas de matriculación, ventanilleros, atención al público, call center, entre otros. Esto, más los gastos de uniformes, mantenimiento de vehículos, comunicación, seguridad, equipos básico, entre otros elementos, dan un total de 26 millones, explico Carlos Páez, secretario de Movilidad.

A la parte operativa hay que sumar los requerimientos de inversión, porque se aspira a que los Agentes Civiles de Tránsito trabajen en zonas administrativas y que no necesariamente se los acuartele, pero igualmente se necesitan oficinas, bodegas, estacionamientos para equipo rodante y tecnología.

Los costos operativos saldrían de lo que se recaude por matrículas, pero los de inversión provendrán del cobro de multas de las infracciones, más una parte del fondo que creó el Gobierno Nacional para los cantones, que representará alrededor de 17 millones de dólares para Quito. Los desembolsos se efectuarán según los proyectos de inversión, indicó Páez.

Las competencias se transferirán en 12 meses y la municipalidad aspira tener los 1.300 agentes listos para mayo del 2013. Esta acreditación la debe hacer la Agencia Nacional de Control de Tránsito. Los 1.300 agentes inician un proceso de reclutamiento y formación a la espera de que la Agencia Nacional de Tránsito avalice esa formación. 440 ya fueron capacitados, 240 están por concluir su formación, 320 están en proceso de reclutamiento y faltarían 320 más para completar los 1.300 previstos.

La formación básica que recibe el agente es similar a la que se imparte a cualquier Policía Metropolitano; luego se focaliza la capacitación en una especialización en temas de tránsito, conocimiento de ordenanzas y de la ley. Su actuación se perfecciona en la vía pública, en el ejercicio de señas, accidentes, conocimiento de la ciudad, valores de ética y honestidad. Además se prepara en elementos tecnológicos y computación.

El reclutamiento incluye selección, pruebas físicas, aptitud en 2 o 3 meses, formación de Policías Metropolitanos y formación especializada en tránsito que toma de 2 a 3 meses dependiendo de la carga horaria.

La selección es gratuita y posteriormente ingresan a prestar sus servicios con un contrato provisional. Finalmente, después de ser evaluados, entran al rol de pagos como servidores municipales, en la escala de personal manejada por la Policía Metropolitana. La Policía Metropolitana  tiene su propio régimen de manejo de personal. Aquí en Quito se capacita al personal con 900 horas, mientras en Brasil, por ejemplo, apenas reciben 100 horas de formación.

El control de tránsito lo asumirá el Municipio en mayo del 2013 y el cambio será  paulatino debido lo complejo del manejo operativo del sistema. Por ello se trabajará en un cronograma con la Agencia Nacional de Tránsito. Al momento los agentes civiles ya trabajan con la Policía Nacional en la vía, colaborando en situaciones especiales como trabajos, desvíos, control de paradas, etc.

Un Agente Civil de Tránsito requiere movilización, comunicación y tecnología y un mínimo equipo de seguridad personal consistente en linterna, tolete, gas, uniforme, chaleco y casco.

Además hay que establecer institucionalidad y dotarle de logística, equipamiento, movilidad, motos, vehículos, incorporación de temas tecnológicos importantes, centralización de información respecto a vehículos, conductores e infractores para ejercer el cobro de multas, transferencia de PDAS (dispositivos electrónicos que posee una base de datos de los vehículos) desde la Policía Nacional a los nuevos Agentes Civiles de Tránsito y la incorporación de otras herramientas electrónicas como fotomultas o radares.

La estructura con la cual trabajará el Municipio será descentralizada en las administraciones zonales y también tendrá un mando distrital. A la vez, cada zona se dividirá en áreas sectoriales. De esta manera, los mandos sectoriales podrán organizar los operativos cotidianos y especiales frente a contingencias como marchas, trabajos en la vía pública y otros.

En este año, el Municipio mantiene la coordinación permanente con la Agencia Nacional de Tránsito para avanzar en los procesos de transferencia. Algunas competencias se han asumido desde 1993 pero quedaron pendientes temas de matriculación vehicular y control de tránsito en la vía.

En noviembre del 2010 se firmó un convenio interinstitucional en el cual se delega la matriculación y control en la vía pública. Actualmente se realiza en los centros de revisión el 30 y 40% de trámites de matriculación, se trabaja también en la transferencia de información, manejo de PDAS y entrega equipos a los agentes civiles de tránsito.

El otro tema es  el control operativo de  tránsito en la vía pública, existe una Dirección de Control de Tránsito que depende Secretaría de Movilidad  y coordina los operativos de tránsito, finalizó Páez.

Antecedentes


A fines de abril del 2012, el Municipio de Quito asumió plena competencia en materia de tránsito, transporte y seguridad vial por decisión del Consejo Nacional de Competencias. Un periodo de transición de 12 meses mediará hasta que el Cabildo tenga lista la estructura que le permita asumir todas esas tareas.

El nuevo modelo de movilidad exige un nivel de autoridad clara y consistente; por eso el traspaso fue total en cuanto a planificación, control y regulación de tránsito transporte y seguridad vial. En este proceso se establecieron tres niveles: A, B y C. En el nivel A están Quito, Guayaquil y Cuenca, cuyos cabildos son los que institucionalmente están mejor preparados.

Este periodo o modelo de transición durará 12 meses, es que decir en abril o mayo 2013 el Municipio de Quito tendrá lista la estructura para asumir todas esas competencias. Para entonces, el Municipio podrá no solo realizar el control sino que recaudará la matriculación, tendrá el manejo de la base datos y se hará cargo de la seguridad vial, campañas y otras tareas.

En cuanto a los recursos, se mantendrá la recaudación sobre habilitaciones operacionales del trasporte, infracciones a ordenanzas metropolitanas, impuesto al rodaje, revisión técnica vehicular y multas asociadas y se agrega infracciones a la Ley de Tránsito, matriculación y multas asociadas. Esto daría un monto aproximado a los 40’000.000 de dólares, más la inversión de 20’000.000 que hará la municipalidad para montar la estructura que le permitirá asumir la competencia.

También se ha exigido al Gobierno Nacional un fondo de compensación por la alta inversión que hay que hacer no solo en crear nuevos agentes, sino en desarrollar las condiciones tecnológicas como la implementación de sistemas de fotomultas, detección de velocidad y radares, por ejemplo, para mejorar el control en la vía. Este fondo de compensación se realizará sobre la base del número de vehículos y población.

La estructura institucional se cambiará: a la cabeza estará el Concejo Metropolitano para el diseño de las políticas y normativas, y la Secretaría de Movilidad como ente ejecutor. Subordinadas a estas instancias estarán la Agencia Metropolitana de Control de Tránsito y Seguridad Vial, la Agencia Metropolitana de Transporte Público, las empresas de Movilidad y Obras Públicas, la Empresa Pública de Transporte de Pasajeros, la Empresa Pública Metro. Respecto a la gestión de transporte y planificación, esa tarea estará a cargo de la Dirección Metropolitana de Política y Planeamiento para la Movilidad y la Dirección Metropolitana de Desarrollo Tecnológico para la Movilidad.

Volver al inicio

Comentarios