Informalidad laboral en Quito es menor que en resto del país

Fuente: Policía Metropolitana | 2012-05-07 | 12:07:18 PM
Policía Ambiental en el cumplimiento de su trabajo
MDMQ
Policía Ambiental en el cumplimiento de su trabajo
  • Currently 0/5 Stars.

En el Ecuador, el 44,1% de los ocupados trabaja en el sector informal mientras que en el Distrito este porcentaje llega al 34,7%. Sin embargo, sigue siendo un sector importante y en cierto sentido un segmento vulnerable hacia donde se tiene que enfocar políticas de desarrollo social y económico locales, según un análisis del Instituto de la Ciudad.

El 47,6% de la población del Distrito trabaja por cuenta propia y es potencialmente informal, de acuerdo a la información emitida en el boletín # 6 que prepara periódicamente el Instituto de la Ciudad. En cuanto a rama de actividad, destacan la manufactura con el 6,1% que puede estar relacionada a pequeños artesanos, la construcción con el 5,3% que tiene que ver con la alta tasa de desafiliación que existe entre los albañiles debido a la movilidad laboral presente en el sector, y el comercio con el 8,1%, es decir la de mayor informalidad porque es en ésta en la que se contabilizan a los vendedores ambulantes.

En el Ecuador, el 44,1% de los ocupados trabaja en el sector informal mientras que en el Distrito este porcentaje llega al 34,7%. La idea de informalidad como sinónimo de pobreza puede ser errónea ya que en realidad existen muchos trabajadores informales no pobres. En Quito, de acuerdo con la información que sobre informalidad maneja el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), apenas el 14,3% de los trabajadores informales serían pobres.

Según el Censo Económico del 2010, en Quito existen 106 876 personas que no reciben remuneración a cambio de su trabajo. El 93,8% de estos trabajadores laboran en microempresas, lo que se explica por el hecho de que en este estrato de empresa su tipología es de tipo familiar y en muchos casos, tomando de ejemplo las tiendas de barrio, el negocio se encuentra integrado al hogar. Esto implica la utilización ampliada de su fuerza de trabajo sin remuneración. Es así que, por ejemplo, del total de microempresas el 75% vende hasta 60 dólares diarios.

Los trabajadores informales son, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aquellos que no están sujetos a la legislación laboral y que por lo tanto, no pagan impuestos, ni tiene acceso a beneficios laborales como la seguridad social. En el caso de Quito solamente la mitad de los ocupados están afiliados al IESS o similares. A nivel nacional el porcentaje de afiliados alcanza apenas el 35%.

La informalidad ha sido tradicionalmente asociada a una imagen de marginalidad y por lo tanto relacionada con la delincuencia y la pobreza. Este sector no le reporta ingresos al Estado, a pesar de que puede ser un sector importante de la economía. Según la metodología del INEC el sector informal comprende a los trabajadores por cuenta propia que no contratan empleados asalariados de manera continua y no tiene RUC, y empresas de hasta 10 trabajadores también sin RUC.

La informalidad es un fenómeno que se explica por diversas circunstancias, siendo una de ellas la incapacidad del sector formal de la economía para absorber la mano de obra que genera el crecimiento poblacional y la inmigración nacional e internacional. A estos factores se podría sumar el desconocimiento de la legislación, los costos de la legalidad, sean de ingreso o de sostenimiento, las preferencias del ocupado, entre otros.

Un ejemplo de eso es el de Susana Chicaiza que por más de cinco años vende accesorios para vehículos en el sector del puente de ‘El Guambra’. Ella vende más o menos unos 20 dólares diarios y prefiere ser la dueña de su propio negocio y no ser empleada de nadie.

Luis Napo también cree que es sacrificado estar en una esquina vendiendo cosas pero afirma que es preferible estar allí antes que pagar tanto impuesto. No obstante, sigue pensando que el mayor inconveniente es no ser afiliado al IESS. Napo trabaja en la avenida República y Diego de Almagro.
Volver al inicio

Comentarios