Quebradas de Quito son ahora patrimonio natural

Fuente: Comisiones del Concejo Metropolitano | 2012-06-07 | 05:43:34 PM
Sendero
MDMQ
Sendero
  • Currently 0/5 Stars.

En sesión de este jueves, el Concejo de Quito declaró a las quebradas del Distrito Metropolitano como patrimonio natural, histórico, cultural y paisajístico, dada la importancia en el convivir de los quiteños. La impulsora de esta iniciativa, concejala Luis Maldonado, calificó como muy importante el hecho de que el Concejo en pleno haya adoptado esta resolución.

Maldonado recordó que cuando hace más de una década la cooperativa Solidaridad se asentó en Quitumbe, las quebradas estaban destrozadas, pese a que en estos sitios bulle la naturaleza junto al agua pura que desciende de las montañas, y son sitios preferidos para los juegos de los niños, para los paseos de los jóvenes, para el disfrute de los adultos.

Subrayó que las quebradas son los espacios obligados de los estudiosos de la naturaleza, el lugar de trabajo de lavanderas y curanderas. “Hasta ahora muchas mujeres lavan la ropa en las quebradas Caupicho, Santo Tomás, Venecia. Son los sitios de una variada fauna, es el hábitat de los quindes y la casa los duendes”, manifestó la concejala.
 
Al presentar su propuesta de declaratoria, la concejala Maldonado fue autocrítica: “antes no fuimos capaces de incorporar las quebradas al entorno urbano y las rellenamos para ganar un espacio para la cancha o para la vivienda y se convirtieron en escombreras, en basureros, en puntos inseguros y en cloacas, donde se podían encontrar desechos de muebles viejos, llantas, cocinas, etc”.

La concejala aprovechó la oportunidad para dar a conocer el manifiesto ciudadano redactado por múltiples organizaciones, luego de varias reuniones de trabajo, en el que expresan su decisión de apoyar la restitución del patrimonio ambiental y cultural agredido, y que la recuperación de las quebradas es un proyecto de vida y un legado para nuestros hijos.

En este mismo contexto, el gerente general de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento, Othón Zevallos, en conexión con la declaratoria anterior, informó que este sábado tendrá lugar la firma de los contratos para el diseño de dos plantas de tratamiento de aguas residuales, que estarán ubicadas en La Ecuatoriana y El Beaterio, en el marco del proyecto de Descontaminación de Ríos y Quebradas de Quito, que figura como obra prioritaria del Municipio Metropolitano.

El trabajo estará a cargo del Consorcio Lotti & Associati-Acs-Beglar, ganador de la licitación internacional convocada por la EPMAPS.

Con el plan de descontaminación de ríos y quebradas se pondrá en práctica un manejo integral y adecuado de los residuos líquidos generados por la población (descargas domésticas) y por las actividades productivas (descargas industriales). Zevallos señaló que se prevé que los estudios estarán listos a inicios del segundo trimestre de 2013.

Estudios por desarrollar
 

El gerente indicó que está pendiente el desarrollo de los diseños definitivos de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Vindobona (7,5 m3/s), de emisarios en túnel (38,1 km) y del sistema de intercepción para las parroquias anexas de Calderón, Llano Chico, Zámbiza y Nayón (28,33 km). Se prevé que estos estudios se realicen en un lapso de dos años, considerando que esta será una de las plantas más grandes de Latinoamérica.

El objetivo del Plan de Manejo de Descontaminación de Ríos y Quebradas es ejecutar todas las obras e intervenciones necesarias para efectuar un manejo integral y adecuado de los residuos líquidos generados por la población  y por las actividades productivas del DMQ, mediante su intercepción, conducción y tratamiento, de manera que se minimicen los impactos derivados de su descarga directa hacia ríos y quebradas. De esta manera se mejorará la calidad de vida de la población directa e indirectamente involucrada en el proyecto.

Los interceptores de los que habla el proyecto no son sino colectores que reciben las aguas residuales para evitar que estas lleguen a los ríos y quebradas, para conducirlas hasta las plantas de tratamiento, las cuales entregarán aguas descontaminadas.

De esta manera, el caudal de los ríos y quebradas quedará libre de impurezas, ya que dejarán de recibir las aguas residuales, tanto domésticas como industriales.

Cuando el plan fue presentado al Concejo en pleno hace varios meses, el gerente general de la EPMAPS explicó que el programa contempla la construcción de 49 Km de colectores marginales e interceptores en las quebradas del sur de la ciudad y el río Machángara; 146 Km en parroquias adyacentes (Calderón, Llano Chico, Zámbiza, Nayón, Cumbayá, Tumbaco, Conocoto, Guangopolo, Alangasí y Amaguaña); y 54 Km de interceptores en el resto de parroquias rurales.

De estos colectores, la fenecida Corporación Vida para Quito, construyó 8,9 Km en el tramo occidental del río Monjas y 8 Km en el río Machángara.

La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento ha construido 10 Km (9 tramos de interceptores  en el río Machángara).

Se calcula que para la ejecución de estas obras se requerirá una inversión aproximada de 146 millones de dólares y el período de construcción correrá hasta 2016.

Luego de la construcción de la red de interceptores vendrá la instalación de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), dos de las cuales estarán ubicadas en el sur de Quito, con el fin de que el cauce del río Machángara no quede seco, una vez interceptadas las aguas residuales y la otra, Vindobona, será construida en el extremo norte del Distrito, a un costo de 286,6 millones de dólares. Su construcción se iniciará en 2015 y estará terminada en 2018.

Adicionalmente, se construirán pequeñas PTARs en las parroquias dispersas, con una inversión aproximada de 37 millones de dólares.

Finalmente, se prevé la construcción de una central hidroeléctrica de 19,2 Mw al pie de la planta de Vindobona, para aprovechar la caída de agua, con una inversión aproximada de 18 millones de dólares.