Transporte público de Quito con nuevo régimen jurídico

Fuente: Administración General | 2012-02-29 | 08:26:45 AM
Sesión Concejo Metropolitano
MDMQ
Sesión Concejo Metropolitano
  • Currently 0/5 Stars.

En sesión extraordinaria del Concejo Metropolitano de Quito este martes 28 de febrero del presente año, se aprobó una nueva Ordenanza que establece cambios importantes en el régimen jurídico que regula el Sistema Metropolitano de Transporte Público de Pasajeros; en este sistema están: el transporte convencional en buses, los corredores troncoalimentados del Metrobús-Q y el Metro de Quito.

El Alcalde Augusto Barrera, en su participación activa en el debate de la Ordenanza, explicó, que esta decisión del Concejo marca un hito histórico que “supera los obstáculos del pasado, marcado por una relación tensa e infructuosa entre los operadoras y la autoridad municipal, ratificando la firme convicción de su Alcaldía de transformar el transporte urbano, que es una tarea en la que se ha venido trabajando intensamente”.
 
El objetivo de esta norma es establecer una administración municipal única, que tenga las atribuciones de organizar todas las rutas de transporte público, de una manera planificada e integrada, a fin de mejorar su cobertura territorial y elevar la calidad del servicio que se brinda a los usuarios. 
 
En el pasado, las decisiones sobre extender las líneas de buses o incorporar una nueva alimentadora al Trolebús o la Ecovía, se tomaban de manera aislada, sin mirar el conjunto y privilegiando muchas veces los intereses económicos de los operadores. A partir de ahora, con el nuevo esquema aprobado, el factor prioritario será el usuario, por lo que las actuaciones públicas y privadas deberán alinearse obligatoriamente a la planificación del sistema y a las políticas emanadas desde el Municipio, que además deberán ser controladas mediante instrumentos técnicos y la correspondiente acción en las calles.
 
Según Carlos Páez, Secretario de Movilidad del Municipio, la Ordenanza “allana el camino para los nuevos contratos con los operadores privados, que obligatoriamente deben incluir especificaciones técnicas para la prestación del servicio, como: rutas, paradas, horarios de atención, frecuencias de despacho en horas pico y características de unidades y conductores”. Todas estas normas serán de cumplimiento obligado y de vigilancia permanente.  Esta tarea estará transitoriamente a cargo de la propia Secretaría de Movilidad, hasta que se ponga en funcionamiento la estructura orgánica municipal que será la responsable del manejo del transporte público.
 
Otro aspecto importante de este nuevo régimen jurídico es que obliga a que las operadoras organicen la caja común de acuerdo al mecanismo fijado por la autoridad, con lo cual se pretende terminar las consabidas “correteadas” y “aguantadas” de los buses por ganar los pasajeros, estableciéndose más bien una retribución por cada unidad en función del cumplimiento de los planes operacionales; es decir, del número de vueltas que haya hecho de acuerdo a los horarios planificados. 
 
Esta posibilidad es vista con buenos ojos por parte de los usuarios, de hecho, Karina Gallegos, integrante de la Asociación de Peatones de Quito y conductora de un programa de radio manifestó que “hemos analizado la propuesta la nueva Ordenanza y creemos que esto ayudara a mejorar el transporte público… Va a ser bueno para la ciudad que se apliquen estos cambios”.

Esta racionalización del cobro de pasajes y de la distribución de los ingresos hará posible que los buses cumplan con sus horarios y las rutas asignadas, ya que la caja común compensará el pago en las horas o zonas en que no haya suficientes usuarios.
 
En este sentido, José Santamaría, presidente de la Cámara de Transporte Público de Quito, señaló que las operadoras privadas son consientes de la exigencia de “modernizarse y empezar a utilizar la caja común” pero que para ello, necesitan “reglas de juego claras frente al Municipio” y generar “acuerdos de confianza entre los socios de una cooperativa y compañía”.  Santamaría confirmó además que la ordenanza aprobada ha sido socializada con su sector y considera que “lo importante es tener una mejor organización y esa es la predisposición de los compañeros por ello se está capacitando en la Cámara a través de charlas técnicas para entender los cambios”. 
 
Hay que destacar que los buses convencionales, cubren el 74% del total de viajes en bus, unos dos millones doscientos mil viajes diarios, en 131 rutas urbanas servidas por 41 operadoras privadas y 70 interparroquiales e intraparroquiales atendidas por 27 operadoras, que trabajan con una flota de 2034 y 414 unidades, respectivamente.  El resto de viajes en bus se realizan en el Metrobús-Q, integrado por el Trole, la Ecovía, el Corredor Suroriental y el Corredor Central Norte, de los cuales los tres primeros son manejados por la Empresa Metropolitana de Pasajeros y el último por una concesión privada.
Volver al inicio

Comentarios