Holguer Jara recibió condecoración por trabajo en Tulipe

Fuente: Secretaría de Comunicación | 2012-05-28 | 12:40:21 PM
Holger Jarra en la sesión solemne del Consejo Provincial
MDMQ
Holger Jarra en la sesión solemne del Consejo Provincial
  • Currently 0/5 Stars.

El Consejo Provincial de Pichincha, en la sesión solemne por los 190 años de la Batalla de Pichincha, condecoró al arqueólogo Holguer Jara por su labor en el “Proyecto Arqueológico Tulipe”, que obtuvo el Premio Internacional Reina Sofía de Conservación del Patrimonio Cultural.

Jara mencionó que existieron pueblos prehispánicos que habitaron nuestro territorio hace más de 11 mil años atrás, y que por lo tanto es necesario redescubrir la historia.

“No se puede hablar solo de la colonia, la conquista, la independencia, sino de otros pueblos respetables que habitaron en el noroccidente de Quito, denominados Yumbos, y que forman parte de nuestra identidad histórica”, dijo.

Quiénes eran los Yumbos

Se cree que este ancestral grupo humano tuvo como una de sus principales actividades al comercio. Construyeron varios caminos por los que transportaban productos de la sierra hacia las tierras bajas de la costa y viceversa, provocando así los primeros nexos entre estas dos regiones.

Al respecto, Jara afirma que “los Yumbos fueron los que ayudaron al desarrollo económico, político, cultural de los Quitus. Este hombre tuvo toda la naturaleza a sus pies, no le hacía falta la propiedad, aquí no había las lotizaciones, era un hombre pacífico vinculado más bien al trabajo cotidiano que era transportar los materiales desde la sierra a la costa y viceversa”.

Los Yumbos vivían dispersos y sus distintos asentamientos compartían creencias y rasgos físicos. Las mujeres se encargaban de realizar actividades en la agricultura. Este pueblo poseía un avanzado conocimiento sobre los poderes curativos de ciertas plantas como la coca, el cedrón y la menta. Construían  sus viviendas en formaciones artificiales llamadas tolas que si bien superaban en altura al nivel del suelo para estar a salvo del peligro que representaban ciertos animales, tampoco eran muy altas para no sentir el frío. 

Cazaban para subsistir y también se dedicaban a la pesca en los ríos aledaños para encontrar su alimento.

El Proyecto Arqueológico Tulipe

A tan solo una hora de Quito, siguiendo la carretera que une la capital con San Miguel de los Bancos, se encuentra el poblado de Tulipe donde hace treinta años los vecinos de la zona encontraron objetos que llevaron al arqueólogo Holguer Jara a realizar investigaciones en el lugar; en un principio apoyado por el Banco Central y posteriormente por el ex Fondo de Salvamento del Municipio de Quito.

Las primeras investigaciones concluyeron que los vestigios encontrados constituían lugares rituales de este pueblo que a través de sus expresiones religiosas buscaba la purificación, es decir que los grandes círculos y rectángulos de roca encontrados formaban parte de su centro ceremonial y a su vez les servían para ver reflejadas y explorar las estrellas con el objeto de conocer en qué época del año se encontraban.

Por casi 30 años se realizaron trabajos para rescatar ocho piscinas de piedra, lo que convierte a este hallazgo en uno de los más importantes del país. El descubrimiento y conservación de estas huellas del pasado yumbo significan también la recuperación de la identidad del pueblo actual. Ellos han encontrado en la actividad turística que gira alrededor del complejo arqueológico de Tulipe, una nueva alternativa de vida.

Los actuales habitantes de Tulipe que antes se dedicaban únicamente a la agricultura y a la crianza de animales, hoy, en gran número, trabajan en el museo y guianza turística y acogen a los visitantes sintiéndose parte de la cultura yumbo. Este es un legado de orgullo para los descendientes de estos ancestrales pobladores.
Volver al inicio

Comentarios